ARGENTINA Y LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO

Histórico debate por la despenalización del aborto.

Los pasados 13 y 14 de junio, en las calles argentinas, un grito unánime erizó la piel. Era Argentina celebrando en las plazas y en las casas que después de mucha lucha, el Congreso había dicho sí al derechos de las mujeres sobre sus cuerpos y su voluntad.

Durante 23 horas, la cámara latinoamericana debatió sobre la despenalización aborto, el resultado fue “afirmativo”. Nada de mayorías, 129 frente a 125.

El aborto en Argentina es ilegal. Solo está permitido en dos casos: cuando el embarazo es producto de una violación, o cuando está en peligro la salud de la madre. Es la causa de muerte materna número 1 en Argentina. 254 mujeres embarazadas murieron en 2016. 17,6% de esas fueron por “embarazo terminado en aborto”. En Argentina, hay unos 450.000 abortos clandestinos anuales.

 

Descenso de abortos tras su legalización

Uruguay es el único país de Latinoamérica que ha legalizado el aborto. Esta ley entró en vigor en el mes de noviembre de 2012, y los informes del Ministerio de Salud Pública revelan que se ha reducido notablemente el número de abortos anuales: de 30.000 a 9.000 tras su legalización.

Cuba, por su parte, no implantó ninguna ley de aprobación del aborto, pero su práctica está despenalizada desde el año 1965, siempre que la mujer no supere las diez semanas de gestación. La cifra de abortos ha ido descendiendo anualmente: en 1980 se registran 103.974 abortos inducidos frente a 85.445 en 2016.

El debate

El debate se centró entre quienes sostienen que esa vida humana puede legalmente eliminarse si así lo decide la mujer embarazada, o no. Si el valor libertad (de la mujer) es superior al valor vida (del huevo fertilizado). En otros términos, si la mujer embarazada -se encuentre en la circunstancia que sea-, cuando no desea proseguir con el desarrollo del embarazo, puede legalmente pedir la supresión de la vida del zigoto, o si eso no le es permitido por la ley positiva. Centrada la discusión en esos términos hubo discursos que revelaron fuertes convicciones éticas y/o religiosas y que se opusieron al proyecto pro aborto. Pocas fueron las razones políticas acerca de las consecuencias del proyecto en materia de política poblacional y económica, en la planificación urbana, etc., excepto las razones de salud pública atinentes a la precariedad en que habitualmente se realizan abortos clandestinos y los riesgos que eso conlleva. En este último punto el desconocimiento de la realidad y la imprecisión de datos estadísticos es evidente.
gritos-emocion-aprobacion-sancion-aborto

El Resultado

Miles de jóvenes, no tan jóvenes, hombres y mujeres, esperaron durante horas bañándolo todo de un intenso color verde mientras llegaba ese enorme paso. Cuando el presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó dijo “resultado afirmativo, artículo 25 se comunicará al honorable Senado”, una ovación de la mitad del hemiciclo interrumpió el discurso. Los diputados del sí se pusieron de pie entre corbatas desaliñadas, abrazos, platos de comida sobre las mesas, botellines de agua semivacíos y pañuelos verdes en el suelo, atados a las muñecas, en alto. En la calle la emoción fue otra, una euforia intensa que desataba la esperanza en otra respuesta positiva, la del Senado, por donde ahora tiene que pasar la ley.

 

carteles-despenalizacion-argentina

El feminismo en Argentina y la lucha

El movimiento feminista de Argentina estalló de la emoción al lograr una victoria histórica, después de que la Cámara de Diputados aprobara un proyecto de ley que busca despenalizar el aborto y que ahora deberá debatirse en el Senado. La sede del Congreso en Buenos Aires estuvo rodeada de expectación y ansiedad de miles de mujeres que retaron al frío gélido del invierno austral.

Durante casi 24 horas tiñeron una de las avenidas aledañas de verde, el color insignia de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la impulsora de la iniciativa, que establece que toda persona gestante tiene derecho a interrumpir su embarazo durante las primeras 14 semanas.

Al otro lado del edificio, un centenar de integrantes del autodenominado movimiento “provida” reclamaban con sus característicos pañuelos azules que los legisladores frenasen este proyecto.
marcha-pro-vida-imagen

El pleno arrancó el miércoles con un centenar de diputados a favor de la legalización, otro centenar, en contra, y una veintena que no se había pronunciado.

Durante las 23 horas que duró el debate, varios indecisos fueron posicionándose e, incluso, algunos legisladores cambiaron su postura, hasta que llegó el momento de la reñida votación, que terminó con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención.

El presidente Mauricio Macri, personalmente contrario al aborto, valoró en un acto que se trató de un “debate histórico, propio de la democracia”, y anunció que no vetaría una eventual legalización. Tras el resultado, el grito unificado de los legisladores a favor de la despenalización que explotó en el interior de la Cámara Baja se unió a los saltos de alegría y las lágrimas de las mujeres, muchas de ellas adolescentes, que, desde fuera, vieron cumplido un deseo que parecía imposible hace unos meses.

Hasta ahora, la discusión en el Senado se anticipaba complicada, pero unas horas después de la votación, los presidentes de los bloques mayoritarios auguraron una pronta aprobación de la ley.

Tanto la oposición peronista como el bloque oficialista se mostraron favorables a recoger la demanda ciudadana, mientras la bancada de la expresidenta y actual senadora Cristina Kirchner aseguró que el grupo votará “en su totalidad” a favor de la legalización del aborto.

Compartimos uno de los mejores discursos del debate a favor de la despenalización del aborto por Ofelia Fernández: