La humorista australiana Hannah Gadsby pasa de clichés alternando chistes con personalísimas revelaciones sobre el género, la sexualidad y la turbulenta infancia.

Hannah Gadsby comienza su especial con una crítica el Orgullo LGBT. Bueno, realiza una crítica divertida sobre el hecho de no encajar en las celebraciones porque es tremendamente tímida, una mujer que prefiere pasar desapercibida cuando pasa por la calle, que disfruta mucho más de un té en la tranquilidad de su casa que de una fiesta encima de una carroza.

Esta anécdota sirve de excusa para recuperar su repertorio sobre ser lesbiana en un entorno hostil, sobre ser poco (convencionalmente) femenina en un mundo heteronormativo. Pronto, la australiana se quita la máscara para dejarnos ver la mujer detrás de la comediante, la realidad detrás de cada broma. Y no, la humanidad no sale muy bien parado cuando Hannah lanza verdades como puños.

nanette-netflix-giaporn¿Sabés ese dicho que dice que detrás de toda broma se esconde una verdad? Pues Hannah Gadsby es la perfecta representación de esa verdad. Gracias por tanta honestidad.