Décadas de lesbianismo, de alguna manera, escapando del machismo que reinaba mi entorno; familia, amigos, instituciones. No creía en el funcionamiento desigualitario de estas personas respecto a mi género, al trato hacia las mujeres, mucho menos en las mujeres que lo permitían y alimentaban esto: el machismo. Qué impotencia.

 

Con el tiempo descubrí el feminismo pero no ahonde mucho en él, solo empecé a sentir empatía por las mujeres que buscaban igualdad en todo, hasta alcanzar un nivel de atracción. Empecé a fijarme en mujeres, comenzaron a seducirme desde un lugar fuerte, ya no el débil que venía vivenciando con mis pares, a gustarme, a desearlas y empecé a ser “lesbiana”, como para usar un rotulo cómodo para la sociedad.

Niñas-valientes-feminismo

Creyendo que esta terrible salida de closet a nivel familiar y social al menos me liberaría del dominio de los hombres sobre mi vida, me hice de muchos amigos gays hombres. Me sentía como en casa, me sentí a gusto, en igualdad pero en el tiempo… empecé a descubrir que el patrón se volvía a repetir en mis propios amigos en sus estilos de vida: más derechos a los hombres gays, a los hombres trans. Wtf?! Si bien formamos parte de una minoría que sufrió y sufre la diseminación y marginaciones, burlas constates; existe todo un mercado para la comunidad LGTBQ y es cada vez que ves la bandera del arco iris pegada en un bar donde más lo explotan, los explotan. Y quizás vas, porque pensás que si besas a tu novia nadie te va a mirar mal ni mucho menos a echar del lugar; pero esta repleto de hombres gays. No hay mujeres en el mercado del consumo homosexual. Ni hablar de los hoteles LGTBQ, creo directamente que deberían limitarse siendo honestos y poner HOTEL HOMOSEXUAL MASCULINO. Principalmente por el uso que le dan a las piscinas a los cuales pocas lesbianas nos atreveríamos a ingresar. Lo mismo con los eventos festivos. Muchos gays, pocas lesbianas. Es una invasión de machismo con plumas y gliter, músculos e hipocresía de colores LGTBQ.

 

El machismo está en todas las comunidades: las prestigiosas y privilegiadas, tanto como en las marginales: el hombre es el que maneja el poder, mayor dinero, mayores ingresos y mayores gustos y placeres. Al margen aquí la ostentación y maneras de ser. En spot publicitarios sobre ciudades LGTBQ super “open minds” muestran esto, claramente. La pareja de mujeres lesbianas tan solo salen a correr o van a un museo. Los hombres, cantidad de lujos. Entones, ¡ESTO TAMBIÉN ES SEXISTA! y no me extraña que un gay sea machista, esto viene de los griegos pre socráticos que adulaban tanto al hombre en sí mismo, que los necesitaban como amantes desde el intelecto; y en aquel entonces esto no los cosificaba como “gays”; creo que como machistas a la máxima potencia sin discusión ni cabida al tema. A esto lo pueden ver en el film, “Alejandro Magno” con un Angelina Jolie nunca mejor adornada.

alejandro-magno-gay

¿Qué opinan chicas? ¿La comunidad LGTBQ les da oportunidades a la par que a los chicos gays o notan diferencias, menosprecio y menor cantidad de diversión y lugares de esparcimiento bajo la bandera LGTBQ? ¿Conocen after parties, acaso de mujeres solas? ¿Buenas películas porno para lesbianas? Porque creo que la mayoría ya empezamos por optar no ser parte de esa bandera ya que no nos está representando como desde los inicios de esta lucha por la igualdad de derechos como las heterosexuales. Desde adentro, nuestra comunidad, es hipócrita en una constante desigualdad que vivimos con el sexo masculino; sea gay, sea trans, sea bi, sea lo que quiera ser: es hombre y sabe sacarle provecho a eso sin importarle sus hermanas del mismo grupo LGTBQ. Está en nosotras una revolución del género femenino en todo paso que demos. 

Vir Sclausero.

Llamar
Como Llegar
X