Fea, incompetente y mala madre

Hoy es todo un icono feminista: “Marcia Clark soportó todo con dignidad”.

La fiscal Marcia Clark sufrió misoginia durante el juicio contra O. J. Simpson. Mientras el ídolo del beisbol americano había asesinado a su ex-esposa y al amigo, el mundo entero le criticaba la vestimenta, el peinado y su rol como madre.

 

No me puedo ir tarde esta noche, tengo que cuidar de mis hijos.

Esta escena donde Marcia Clark le dice al juez Ito que necesita ir a su casa a cuidar de sus hijos, realmente sucedió en 1994.

M.C: “No puedo estar aquí, simplemente no puedo”.  (en la lucha por lidiar entre su deber de madre soltera y fiscal de la causa).

Se sintió bajo la lupa absolutamente por todo. Por la falda corta que usó en una de las sesiones del caso, por el corte de cabello… Risas en programas de televisión.

Incluso el mismo juez Ito no pudo evitar no reírse de ella, cuando había un doble homicidio que resolver. (Más risas)

Su nuevo look tuvo mejores críticas: “Es corto, es atrevido, es sofisticado”.

Marcia Clark soportó todo con dignidad.

Vamos a tratar de resumir un poco uno de los juicios más famoso de EEUU

 

 

A Marcia Clark le explicaron sus colegas lo rico y famoso que aquel tipo era, pero ella, de entrada, enfocó el caso por los hechos que tenía delante: una mujer y su amigo aparecen brutalmente asesinados. El ex marido de ella, único sospechoso lógico del crimen, había sido ya condenado por propinarle una paliza –condena a ejercer servicios sociales que saldó con una donación a la Fundación Ronald McDonald– y tenía un largo historial de denuncias por violencia de género. Se encontró un guante ensangrentado en la escena del crimen y el otro guante del mismo par en casa del ex marido, cuyo coche también estaba manchado de sangre. Había huellas de unos zapatos del ex marido, zapatos que, luego se supo, él tenía y que pertenecen a una exquisita marca italiana que solo fabrica 100 pares al año. Ah, y el ex marido tenía la mano derecha lesionada y se contradijo a la hora de explicar esa lesión. Las evidencias se amontonaban, aquello tenía que ganarse solo, sería cuestión de unir los puntos.

evidencias-oj-simpson

Va a matarme y no le pasará nada

Pero Clark no advirtió que se iba a tener que enfrentar a dos más poderosos que todas las pruebas juntas: la celebridad y el sexismo. Durante los 11 meses que duró el juicio de O.J.Simpson, un espectáculo televisivo que se considera el embrión de la reality, y en realidad durante muchos años después, la fiscal se vio cuestionada, ninguneada y ridiculizada hasta límites difíciles de creer. Se hicieron millones de chistes sobre su corte de pelo, el juez la amonestó por llevar faldas demasiado cortas, su ex suegra filtró fotos de ella en top less al National Enquirer, los periódicos sensacionalistas dedicaron portadas a llamarle “mala madre” y cubrieron la batalla judicial por la custodia de sus hijos. La defensa la llamó “quejica” y “demasiado emocional” dentro del tribunal sin que el juez se inmutase. Por último, el abogado de la defensa la tachó de “histérica”, ese clásico de la misoginia de hoy y de siempre.

Como todos sabemos, Marcia Clark perdió el juicio. El 3 de octubre de 1995 el actor y deportista era declarado inocente del asesinato de su ex mujer, Nicole Brown- Simpson y del amigo de ésta Ron Goldman. Pero la fiscal (que sufrió una violación cuando era adolescente y flirteó con la Cienciología) ha añadido un inesperado tercer acto a su historia. Dos décadas más tarde, se ha visto reivindicada y convertida en algo parecido a un icono feminista gracias sobre todo a la serie “The People v. O. J. Simpson: American Crime Story ” muy recomendable.