Carmen vive en una comunidad gitana en los suburbios de Madrid. Como cualquier otra mujer que haya conocido, está destinada a vivir una vida que se repite generación tras generación: casarse y criar a tantos niños como sea posible. Pero un día conoce a Lola, una gitana poco común que sueña con ir a la universidad, dibuja graffitis de pájaros y le gustan las mujeres. Carmen desarrolla rápidamente una complicidad con Lola y descubren un mundo que, inevitablemente, les lleva a ser rechazadas por sus familias.